perro veterinario
Actualidad Animal

Colmevet rechaza agresiones y funas a médicos veterinarios

La medicina veterinaria no está considerada dentro de los equipos de salud, lo que impide avanzar en la protocolización de establecimientos de salud médico veterinarios, determinar condiciones para la entrega de prestaciones del área y acceder a fármacos de uso humano en igual de condiciones que la medicina humana.

En los últimos días hemos visto el caso del centro veterinario Civavet, quienes han sido funados en redes sociales y de forma presencial en las afueras del centro, incluso recibiendo agresiones físicas, verbales y amenazas de muerte. Por esto, el Colegio Médico Veterinario de Chile (Colmevet), lamentó estos hechos, rechazando toda acción de violencia en este sentido, más aún cuando no existe una investigación en curso que pueda esclarecer lo sucedido en la institucionalidad vigente.

Al respecto, indicaron que es urgente que la medicina veterinaria sea considera en el ordenamiento jurídico como profesionales de la salud, lo que permitiría avanzar en la protocolización de establecimientos del área, determinar condiciones para la entrega de prestaciones médico veterinarias y acceder a fármacos de uso humano en igual de condiciones que la medicina humana, por ejemplo, para el manejo efectivo del dolor en pacientes, lo que hoy no ocurre.

“La medicina veterinaria actualmente no tiene un lugar específico dentro del ordenamiento jurídico nacional. Como colegio hemos impulsado la inclusión de la profesión en el Código Sanitario, proyecto de ley que duerme en el Senado desde el 2019 y que, aunque Uds. no lo crean impide que seamos considerados como parte de los equipos de salud. Una consecuencia de esto es la proliferación de funas de manera notoria y evidente”, sostuvo la Dra. María José Ubilla, presidenta nacional de Colmevet.

“La medicina veterinaria actualmente no tiene un lugar específico dentro del ordenamiento jurídico nacional. Como colegio hemos impulsado la inclusión de la profesión en el Código Sanitario, proyecto de ley que duerme en el Senado desde el 2019 y que, aunque Uds. no lo crean impide que seamos considerados como parte de los equipos de salud. Una consecuencia de esto es la proliferación de funas de manera notoria y evidente”, sostuvo la Dra. María José Ubilla, presidenta nacional de Colmevet.

Agregó que “como médicos veterinarios cuidamos y queremos el bienestar de nuestros pacientes, tal como ocurre con los tutores de mascotas. Pero, lamentablemente esto no se trata de un caso aislado, cientos de colegas a lo largo de nuestro país han sufrido este tipo de situaciones, que afectan directamente su trabajo y en muchos casos su integridad física y mental, estableciéndose juicios públicos sin una investigación formal de los hechos”.

Para el Colegio este es un tema urgente, dado que la según datos de la Subsecretaría de Educación Superior la carrera de Medicina Veterinaria es la 2da más demanda en cuanto a matrículas de las carreras universitarias, en los últimos 10 años. Esta es una profesión de gran importancia para las y los jóvenes que deciden su futuro profesional, pero también para la sociedad que de alguna manera demanda cada vez más los servicios veterinarios, sobre todo de clínica de animales de compañía. Por ello, no es extraño que cerca del 49% de las y los médicos veterinarios se dediquen al área de clínica menor, de acuerdo con el 1er estudio laboral del Colegio Médico Veterinario de Chile (Colmevet), el que también mostró que cerca del 60% se han enfrentado a propietarios que abandonan a la mascota en la consulta o clínica; el 76% se ha enfrentado a tutores que se niegan a pagar la atención; el 57% ha sido agredido verbalmente por un cliente; el 22% ha sufrido de funas en su lugar de trabajo y el 30% en redes sociales.

“Como Colegio Médico Veterinario de Chile hemos sido enfáticos en la necesidad de denunciar malas prácticas, tanto en ejercicio ilegal, como de negligencias de profesionales titulados, hemos presentado querellas y apoyado las investigaciones de las policías, fiscalías y periodistas en estas materias. Además, disponemos de un canal oficial de denuncias de mala praxis a través de nuestro Tribunal de Ética Nacional, contra colegiados. Ese es el camino de denuncia, no el repudio social sin espacio para investigación pertinente y una sentencia”, puntualizó la Dra. Ubilla.

Foto de Mikhail Nilov en Pexels