perro frío invierno
Actualidad Animal

Guía para evitar un invierno complejo

Comenzaron las bajas temperaturas y es necesario aumentar los cuidados en nuestros animales. Conversamos con un especialista sobre los signos a los que debemos estar atentos y cómo prevenir episodios asociados a la estación.

El médico veterinario Erwin Flores destaca que para que nuestros animales sean saludables deben tener una buena nutrición, desparasitaciones y vacunas al día, ya que las bajas temperaturas favorecen la aparición de algunas enfermedades infectocontagiosas como la tos de las perreras (complejo respiratorio canino), distémper, parvovirus y otras. Además, hace un llamado a seguir las siguientes recomendaciones:

Dr. Erwin Flores.

1. Nutrición: La nutrición no es sinónimo de alimentación, un perro puede comer bien, pero no necesariamente estar bien nutrido. “Este es un tema tan o más importante que las vacunas, ya que sin una buena nutrición no hay salud. Para que un perro enfrente bien los cambios climáticos, se desenvuelva de manera adecuada a nivel fisiológico y síquico, tenga una buena respuesta frente a las vacunas o en el caso de no tenerlas presentes, una mejor defensa, debemos tener un animal bien nutrido. Se deben buscar alimentos que sean altos en calidad y cantidad de proteínas, así también, bajos en carbohidratos, eso en general (idealmente con la sigla HPM que significa alimento alto en proteínas y bajo en carbohidratos). Existen condiciones limitantes individuales en cada animal que obligan a tener una dieta especial. Como ejemplo, cuando presentan cardiopatías, enfermedades renales, entre otras”.

El especialista agrega que los animales no deben necesariamente comer más para regular la temperatura en esta época del año, ya que la nutrición se mantiene todo el año en donde el animal varía actividad, y por lo mismo no debería cambiar de manera significativa.

2. Desparasitación: El doctor explica que no sirve darles una buena nutrición si es que no los vamos a desparasitar correctamente. Los cachorros se desparasitan cada 15 días hasta los seis meses, y luego, una vez al mes para parásitos internos durante toda la vida del animal. “Los perros hoy son parte de la familia multiespecie, siendo un integrante más (idealmente sin humanizarlos). Antes teníamos a los perros relegados al patio y hoy no es así. Si bien hay algunos que pueden vivir en el exterior, de igual forma entran a la casa, hay un vínculo más íntimo. Producto de esta relación son parte de nuestras rutinas, salen a pasear todos los días y la posibilidad de una infestación de parásitos es mucho más fácil y también, existe la posibilidad que ellos nos puedan traspasar alguna enfermedad antropozoonótica. Ante esto es que se ha cambiado la forma de desparasitar, de cada tres meses a una vez al mes”.

Además, la nutrición busca tener buenas defensas, pero “si tienen parásitos, estos se llevan los nutrientes, entonces los animales tienes menos defensas y al tener menos defensas las vacunas se ven afectadas en su capacidad de protección”. Agrega que es necesario seguir cuidándolos contra parásitos externos, ya que en invierno “siguen presentes las pulgas y garrapatas, estas últimas se acercan más a nuestras casas, y es posible encontrarlas dentro de los hogares porque buscan temperaturas más altas, por lo que no hay que relajarse”.

3. Vacunas: Están las polivalentes, como la séxtuple y la antirrábica, pero es importante destacar la labor de la vacuna intranasal KC que protege contra la llamada tos de las perreras. “WASAVA (World Small Animal Veterinary Association), es la organización internacional que alinea los criterios de los médicos veterinarios dando instrucciones, sugerencias y opiniones con respaldo científico. Esta organización declara que la vacuna KC (Kennel cough – tos de las perreras) está indicada para prevenir el complejo respiratorio canino que se da por más de un agente infeccioso, incluyendo virus y Bordetella bronchiseptica. Este complejo (tos de las perreras) es altamente contagioso, de manera directa e indirecta. Por esto es ideal aplicarla una vez al año, al iniciar el invierno o el verano, ya que son las épocas en que los perros presentan más problemas respiratorios”.

4. Cambios de temperatura: El doctor Flores aclara que uno no se resfría por salir al frío solamente, “el frío no tiene virus, pero los cambios de temperatura provocan algunos trastornos fisiológicos que pueden disminuir la inmunidad o predisponer -asociado a otros factores- a que se pueda presentar alguna afección respiratoria. Por lo que hay que tratar de evitar los cambios de temperatura muy bruscos, ya que pueden provocar afecciones respiratorias en las vías altas como bronquitis, traqueobronquitis, etcétera o en vías bajas a nivel pulmonar como neumonía, bronconeumonía y más”.

5. Pelaje: Los perros tienen doble capa de pelo, la gente tiende a pensar que los perros con más pelo van a estar mejor protegidos que los de pelo corto o raso. “No siempre es así, tiene que ver con su origen, pero hay que reconocer que después de varias generaciones si los acostumbro a lugares climatizados van perdiendo esa capacidad de adaptación. Los mestizos tienen un vigor híbrido que los ayuda a soportar mejor los cambios de temperatura, pero existen razas que logran récords para resistir temperaturas extremas como los Collie barbudos y Pastores magallánicos. Se recomienda el cepillado diario y de ser necesario deslanado parcial, más aún en perros que usan ropa con el fin de prevenir patologías dermatológicas”.

6. Uso de ropa: Utilizarla solo en los paseos. “El que los perros se mantengan con ropa predispone -por roce y otros factores- a que haya algunas afecciones en la piel, a que boten mucho pelo, que presenten alergias. Tienen que andar sin ropa, ellos tienen la propia. Al salir, el perro igual resiste bien la temperatura exterior porque está haciendo ejercicio en el paseo y porque para la mayoría su manto es suficiente en su termorregulación, pero para tranquilidad de sus tutores le pueden poner un chaleco cuando salga, pero en una casa calefaccionada no es necesario”, dice el médico veterinario.

7. ¡Ojo con los cachorros y animales senior! El especialista hace un llamado a proteger a los animales cuando se presenten temperaturas muy bajas e incluso bajo 0. “Hay que tratar de que duerman en espacios cerrados. Ellos regulan muy bien la temperatura y acusan antes el frío, es decir, empiezan a tiritar, las mucosas cambian de color, y la posibilidad de que un perro despierte vivo después de enfrentar una temperatura de -10 grados es mucho mayor que la de un ser humano. Sin embargo, los extremos etarios (cachorros y gerontes), los animales con condicionantes metabólicas, perros obesos, cardiópatas, con enfermedades renales, y otras afecciones crónicas tienen mayores dificultades para termorregular, por lo que hay que poner especial atención y dejarse guiar por su médico veterinario de cabecera, que es el que conoce a su perro desde siempre”.

8. Animales outdoor e indoor: Los animales que viven en el patio deben contar con un lugar bajo techo para resguardarse, que su casa y mantas estén secas. “La humedad es fatal, pero como existen perros a los que les gusta jugar con la lluvia, es importante secarlos con una toalla y dejarlos ser perros. Su pelo tiene una capa impermeable, por más que los veamos mojados no es tan así, se secan rápido. Reconocer cómo es mi perro, qué me ha dicho el veterinario o pecar de ser sobreprotectores no va a traer problemas, el pecar de relajo en cambio, sí. Los animales siempre buscan techo y abrigo en la vida silvestre. Si tienes más de una mascota suelen dormir juntos en invierno. Los animales que viven en el interior están bajo calefacción, pero hay que tener cuidado con los cambios de temperatura”.

9. Paseos: Elegir el momento apto para ellos. En invierno que no sea a primera hora del día y en la tarde, idealmente, antes de las 20 horas para prevenir exponerlos a mucho frío.

10. Baños: Se pueden hacer igual en perros indoor, ya que van a estar en un ambiente climatizado, pero en el caso de los perros que viven outdoor hay que dejar que se sequen bien antes de que vuelvan a salir. Además, “uno puede extender los espacios entre uno y otro baño. Si el perro tiene una indicación médica por problemas a la piel debo mantener esas indicaciones, pero podemos aumentar el cepillado, deslanado y utilizar espuma seca, pese a que no reemplaza el baño, limpia bastante”.

11. Cojinetes: Así como hay que tener cuidado en el verano, en el invierno también, si van a salir con mucho frío protegerlos del hielo porque puede provocar lesiones en los cojinetes.

12. Sistemas de calefacción: Mantener a los animales bajo supervisión, ya que es frecuente que lleguen a las clínicas veterinarias animales con sus hocicos y colas quemadas, sobre todo cachorros.

Enfermedades y síntomas

En invierno son comunes las enfermedades infectocontagiosas, por lo que es importante estar atentos a ciertos comportamientos en nuestros animales. El doctor Erwin Flores explica que “un animal cuando tiene una enfermedad cambia el estado de ánimo, ese es el indicador principal. Se pierde el bostezo, el estiramiento. Un perro que se estira antes de pararse es un perro sano y que está muy a gusto, el que bosteza es un perro que está con capacidad de relajarse, en cambio un perro que no lo hace, no lo está pasando bien y difícilmente podrá relajarse”.

Luego, pueden presentar vómitos, ya que “hay enfermedades gastrointestinales que están relacionadas con enfermedades respiratorias, también pueden presentar vómitos producto de la inflamación que se produce en la faringe, hay tos por la traqueítis, se produce una inflamación de la orofaringe que puede terminar con un vómito”.

En el caso de las secreciones, son normales siempre y cuando no llamen la atención, si está botando gotas puede ser por una afección viral no tan compleja o efectivamente por alguna enfermedad de cuidado. “En temperaturas extremas, calor y frío, los perros van a estar expuestos a enfermedades no solo respiratorias, el distémper aparece en tiempos de frío y calor, al igual que el parvovirus que tanto nos ha golpeado los últimos años. Otros signos son: tos, enrojecimiento o palidez de las mucosas, pérdida de apetito, baja en el estado de ánimo y cambio en la consistencia y volumen de las fecas”.

Gatos

Para los gatos debemos seguir las mismas recomendaciones adaptadas a su especie, idealmente asesorados por médico veterinario dedicado a la medicina felina. “En cuanto a las enfermedades relacionadas a la estación está el complejo respiratorio felino, conocido como rinotraqueítis infecciosa felina y para eso hay vacunas, está incluida dentro de la triple felina”.

gato

El doctor Erwin Flores destaca que la signología en los felinos es distinta y hay que tener cuidado en pacientes con condiciones como la leucemia felina. En cuanto a los signos de la rinotraqueítis poner atención a la aparición de una “conjuntivitis severa, secreción nasal, que pueden terminar con infecciones bacterianas y afectación de la laringe, por lo que el gatito tiene un maullido ronco o algunos pueden llegar a perder parcialmente su capacidad de maullar. También presentan cambios en su estado de ánimo”.