Actualidad Animal,  Perros

Cuento de hadas: el perro adoptado que vivirá con el Príncipe Harry

Se sabe que Meghan Markle, la actual duquesa de Sussex, quien contrajo hoy matrimonio con el príncipe Harry, tiene un foco en las causas humanitarias, su madre instructora de yoga le inculcó un profundo lado espiritual, que ha manifestado en distintos aspectos de su vida. Uno de ellos, con los animales. Fue en 2015 cuando decidió adoptar a Guy, un perrito rescatado de la calle que vivía en un refugio. Ya no era un cachorro, y la actriz de la serie Suits decidió hacerlo parte de su vida.

Alison Preiss, de Pet Valu, el local de mascotas de Ontario, Toronto, donde estaba Guy. «Este es el perro que estaba en un refugio, nadie lo quería, y gracias a esta maravillosa adopción ahora vive en un palacio, corriendo con la familia real», siguió.

El viaje de Guy comenzó en Estados Unidos. Dolores Doherty, que dirige Dog’s Dream Rescue, una organización de rescate de beagles en Ontario, recibió un mail para saber si podía recibir a varios beagles que no tenían hogar.

En ese entonces, Guy era un cachorro de poco más de ocho kilos que había entrado en la lista de «próximos a sacrificar». «No podía decir que no», explicó Doherty a The Guardian. Así, un grupo de voluntarios la ayudaron a trasladar a esos perros los más de 700 kilómetros que separan el estado de Kentucky, EE.UU., de la frontera con Canadá. «Fue una carrera de relevos. Los perros iban pasando de coche hasta llegar acá», detalló.

Antes de cumplir 24 horas en Ontario, Guy estuvo en una actividad organizada por Pet Valu para adoptar animales. «Allí estaba, con esos ojos tristes, parecía tan deprimido«, explicó la mujer. Más de 20 personas se interesaron por él. Una era Meghan Markle. que estaba viviendo en Canadá por el rodaje de la serie «Suits». Doherty ni siquiera la conocía. Por eso le pidió conocer su casa para saber si tenía un patio seguro para el perro. La novia real, cuando aún no lo era, le dijo que no había problema y que antes deberían coordinar una cita formalmente por razones de seguridad. Ahí la proteccionista se enteró de su carrera.

«Comer con Jessica Mulroney y los perros me hace una chica feliz», escribió Meghan Markle junto a la foto con los dos perros con los que vivía en Canadá. Uno de ellos pudo viajar a Londres para vivir con la pareja real después del enlace.