Perrita robada
Actualidad Animal

La historia tras el rescate de la perrita robada en Puente Alto

Tiara es una perrita que fue robada por unos delincuentes desde su casa. Cristian, su humano, no dudó en hacer todo lo posible para recuperar a su »hija».

Ayer, les mostramos las imágenes del reencuentro entre Tiara, una perrita Bulldog inglés que fue robada, y su humano, a través de un video difundido por Carabineros de la 41 Comisaría de La Pintana. Se informó que habían logrado rastrearla a través de un chip, pero si bien ella cuenta con uno, éste no posee GPS.

Conversamos con Cristian Quezada Henríquez (el papá de Tiara), mientras paseaba junto a Max, su hijo de cuatro años y la protagonista de esta historia. ‘’La Tiara es de mi hijo, ahora andamos en la plaza, ella siempre está a su lado; no se despegan’’, dice.

Atrás quedó la pena y angustia que sintieron cuando se percataron que unos delincuentes además de robar diversos artículos de su casa, se habían llevado a su querida Tiara. ‘’Mi hijo Max corre en moto, por lo que tiene una moto chica, creo que eso era lo que buscaban estos tipos. Vivo en un condominio nuevo, donde están construyendo y no hay mucho control; estos tipos entraron alrededor de las 4:30 de la madrugada del miércoles,  mientras estábamos durmiendo. Reventaron la chapa de la puerta principal, se llevaron unas herramientas de mi papá y dos bicicletas, todo quedó registrado en una cámara de seguridad’’.

Tiara duerme en el patio trasero, pero justo ese día se quedó adelante. ‘’La Tiara salió a jugar con ellos, no ladra, no hace nada, es un peluche. Después que sacaron las bicicletas, volvieron con un saco, la metieron dentro y se la llevaron. Ese día me levanté temprano, la fui a saludar y no estaba, ahí empezó el drama de cómo le contábamos a Max; mientras mi señora y mi hija lloraban’’, recuerda Cristian.

‘’Cuando mi hijo despierta la llama, comenzó a buscarla por la ventana y no aparecía. Todos los días mi señora le abre la puerta, sube la escalera, llega al segundo piso y se acuesta todo la mañana en la cama con Max, él tiene cuatro años, y va al jardín en la tarde. Le contamos, se puso a llorar, él lo que más ama es su perra y su moto. A mí me marcó mucho porque me dijo: ‘vende la moto y paga para que me traigan mi perra’, eso me mató. Le dije a mi señora que no iba a ir a trabajar, para dedicarme a buscar a la Tiara’’, agrega.

El camino para encontrarla

Cristian comenzó a revisar las cámaras de seguridad del condominio junto a Carabineros, ahí se dio cuenta que los sujetos entraron al recinto y se fueron directo a su casa. Lograron identificar la patente, con ayuda obtuvo información, nunca pensó en los riesgos que podía correr por seguir la pista de los antisociales, de esta forma logró llegar a la población El Castillo, en la comuna de La Pintana. Ubicó la camioneta, tenía rastros de pelos, ‘’la Tiara justo estaba pelechando, durante el proceso conté con el apoyo del suboficial Ortiz de la Subcomisaría de La Pintana, él se contactó con unos oficiales de la 41 Comisaría de El Castillo. Pensé que si la camioneta estaba ahí la Tiara también debería estar en el sector. Empecé a poner anuncios ofreciendo una recompensa’’.

Al día siguiente, volvió a la población y recorrió los pasajes. Cuando ya se estaba rindiendo recibió una llamada, una persona le dijo que sabía dónde estaba Tiara. ‘’Fui a Carabineros, llegó el Teniente Cristian Quezada Ríos, y fuimos de punta lanza a buscarla, ahí estaba la Tiara y las cosas. Se llevaron a unos detenidos, el principal que era el que yo había reconocido por la cámara se escapó por entre medio de los techos’’, cuenta.

Tiara

Tiara tiene tres años, está esterilizada, es una integrante más de su familia. Fue robada la madrugada del miércoles y el viernes, alrededor de las 21 horas, logró reunirse con Cristian; en un comienzo estaba el shock, pero cuando llegaron a la Comisaría logró relajarse. ’’La Tiara al principio no quería nada, no se daba con nadie, después cuando ya me olfateó, se relajó; se me subía a las piernas, jugaba conmigo, recorrió por todos lados la  Comisaría. Se me tiró encima, me chupó la cara, me lengüeteó por todos lados. Exploté en llanto por la adrenalina que había pasado y porque a mi hijo le había prometido que la iba a encontrar’’.

‘’La Tiara es un hijo más,  sale para todos lados con nosotros, es una integrante más de la familia. Además, sabía que iba a sufrir porque a ella tienen que operarla del paladar, la estamos preparando para hacerlo. Tiene que bajar de peso porque está súper gordita. Pensaba que la iban a sacar y que con el calor que ha hecho, le iba a dar un paro. Ella no come carne, ni pollo, solo consume su alimento. Está esterilizada, así que no le habrían podido sacar nada’’, menciona Cristian.

‘’Ella nunca había tenido garrapatas. Llegó llena de pulgas y garrapatas, pero ya pasó el estrés. La veterinaria la revisó, la bañaron, le sacaron todos los bichos. Ahora está feliz, eso si ve una bolsa y te juro que sale corriendo’’, dice.

Esta historia podría haber tenido un final absolutamente distinto si es que el robo no hubiera quedado registrado en las cámaras de seguridad del condominio, y si Cristian no hubiera puesto todo de su parte para devolverle la alegría a su hijo.

Denuncia

Cristian debe seguir el trámite en Fiscalía, no está seguro si lo hará o dará vuelta la página. ‘’Lo más importante es que recuperé la Tiara y mi hijo anda feliz con ella, lo voy hasta a buscar al jardín con ella. Encuentran que fue loco lo que hice, pero no fue locura porque se lo prometí a mi hijo, todo lo que le prometo a mis dos hijos se los cumplo siempre’’.

perrita robada
Cristian, Tiara y Max

VER NOTA RELACIONADA

https://mestizos.cl/noticias/perrita-robada-se-reencuentra-con-su-humano-les-doy-las-gracias-de-corazon/