coco perro deportado
Actualidad Animal

#LiberenACoco: Perro se salva de ser deportado y queda en cuarentena

La historia de Coco se viralizó en redes sociales luego que llegara junto a su humano al aeropuero de Ezeiza, Argentina, desde Hungría. Sin embargo, el perro no traía certificación sanitaria y tenía una vacuna antirrábica vencida, por lo que le negaron el ingreso al país.

Coco es el perro de Franco Gavidia, un jugador argentino que juega handball en la liga de Hungría y que decidió regresar a Argentina debido a la situación que atraviesa el país europeo en medio de la guerra entre Rusia y Ucrania. Sin embargo, al llegar al aeropuerto de Ezeiza, en la provincia de Buenos Aires, las autoridades del Las autoridades del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) no dejan ingresar a Coco al territorio por no tener su vacuna antirrábica al día.

La alternativa que le dieron fue deportar a Coco o sacrificarlo. De inmediato se viralizó su historia y en redes sociales comenzó la campaña #LiberenACoco. El Senasa le informó al deportista sobre “la necesidad de que vuelva al país de origen para completar la documentación faltante” y que “se avanzó en poner al perro en custodia dentro del aeropuerto, hasta que se resuelva su regreso a origen, salvaguardando su bienestar, brindándole los cuidados y el alimento necesario”.

“Coco es parte de mi familia, no lo pueden deportar. Ahora no sé dónde está, porque se lo llevaron y no me dieron más información. Me sacaron como un delincuente”, dijo el jugadorinsistió Franco Gavidia.

Sin embargo, tras una fuerte campaña en redes sociales, que el jugador contactara a un abogado para resolver la situación desde la vía judicial, y tras permanecer alrededor de 40 horas retenido, se dio la autorización para que Coco comience una cuarentena en la zona Primaria de Aduana, donde cedieron el lugar para que lo vacunen y pueda permanecer allí. El proceso está estipulado por 21 días aunque pueden ser menos».

Posteriormente, el jugador aclaró que desde el Senasa nadie le dijo que sacrificarían a Coco, pero que si lo deportaban a Hungría el perro terminaría muriendo ya que no había nadie que nadie se iba a hacer cargo de él en ese país.

Desde el Senasa argumentaron que “es deber y responsabilidad del organismo, por Ley 27.233, bregar por el estatus sanitario del país, así como la prevención, el control y la erradicación de las enfermedades que afecten tanto a la sanidad de los animales y los vegetales, la producción agropecuaria, y a la salud pública en general”.

Hace unas horas el jugadoras subió en sus historias de Instagram @francogavidia un video de Coco con el mensaje «Gracias a todos, Coco está feliz haciendo cuarentena»