Milo abandono
Actualidad Animal

Milo: El abandono que nos conmovió

Fue rescatado y su historia inspiró un relato que se viralizó en RR.SS, en este nuevo escrito el que hoy deja en evidencia la crueldad de quienes dejan a sus perros abandonados y cómo estos seres maravillosos van superando el trauma.

“Ya pasó. El tener miedo todo el rato, el mirar a todas partes esperando verte volver. Ya está.
No sé qué fue de ti y no quiero tampoco mentir, sé que no te olvidaré. Que si nos cruzáramos mañana por la calle te reconocería entre decenas de olores y te saludaría con la alegría de ver que estás bien. Que no te pasó nada malo y simplemente, me dejaste de querer.

He sobrevivido a la pena de entender que me habías abandonado y me he dado la oportunidad de volver a empezar.
La humana que me encontró ese día, cuando te esperaba, me ha repetido tantas veces que soy un gran perro que no he tenido más remedio que creérmelo.
En estas semanas he conocido a muchos otros perros y debo decir que me han encantado todos. A ellos también les abandonaron y como yo, tampoco guardan rencor. Han pasado de página y de libro, porque cuando llegamos nos dicen que vamos a empezar a escribir uno nuevo. El mío lleva mi nombre de ahora en la portada. «Milo». ¿A qué es bonito?

Me encanta jugar con el agua, eso no lo sabías, ¿verdad? Será porque el tiempo que estuve a tu sombra -que no contigo-, en el fondo no fue tan bueno. Me he descubierto como un perro curioso y buena gente, simpático y vivaracho. Alegre, divertido, un poco loco. Y aunque apenas peso 10 kilillos de ná, me crezco ante la adversidad.

Sí, definitivamente se acabó pensar en ti.
Ahora sólo tengo que esperar a que una familia de las buenas empiece a pensar en mí.
Y como vivo en Sevilla pero puedo viajar, tengo más posibilidades de que alguien se enamore al fin de mí.
De que alguien me cuide, me valore y me quiera de verdad.

Querido papá, abandonarme no fue un favor y lo pasé muy mal.
Pero ahora que no me duele el corazón, ahora que lo pienso, por favor, no vuelvas jamás.
Me merezco mucho más”, Patricia Clavijo en Facebook @patinueva.

Milo vive en un refugio en Sevilla, España.

Milo

VER NOTA RELACIONADA

El post que te hará ver el abandono como nunca antes