Perros y Gatos

Mito o verdad: ¿Son los gatos distantes, independientes y poco afectuosos?

Especialista aclara de dónde vienen las características negativas que se les han atribuido.

Hay felinos que han compartido desde pequeños con los humanos y son muy sociables, les encanta andar detrás de sus amos, te despertarán en las mañanas, aunque también disfrutarán de sus espacios de independencia. Sin embargo, los gatos que viven en las calles lo hacen con sus pares en grupos, son muy territoriales y se apoyan unos a otros para sobrevivir. Estos ejemplares son más difíciles de domesticar y, por lo general, huyen de las casas.

Pero, ¿qué dice la ciencia y la etología sobre las características negativas que popularmente se han atribuido a los gatos. ‘’Buena parte de esas creencias y esa mala publicidad tiene varios orígenes: primero, su conducta, porque si bien son animales que pueden vivir en grupos y formar vínculos con los seres humanos, son una especie mucho menos social que el perro, y también están menos domesticados’’, explica el médico veterinario Gaspar Romo, presidente de la Asociación de Etología Clínica de Chile y especialista en comportamiento felino.

El especialista agrega que los felinos son más independientes y que la relación que se da entre un gato y su humano es muy distinta a la que tiene con cualquier otro gato doméstico, dado que es mucho más horizontal. Es decir, ‘’él se relaciona con nosotros en un mismo nivel, lo que para el hombre, que históricamente ha buscado ‘dominar’ a la naturaleza, puede resultar un tanto incómodo’’.

Por otro lado, su comportamiento reproductivo, con celos ruidosos y “promiscuidad” de la hembra, hizo que en la antigüedad fuera relacionado a la fertilidad y a lo femenino, por lo que fue adorado en Egipto. Pero, en la Edad Media fue demonizado por estas mismas características. De todos modos, en otras culturas como la islámica o la budista la visión que se tiene del gato es muy diferente: para el Islam, es muy respetado, pues se dice que era el animal favorito de Mahoma.

Si bien los gatos son más independientes y se relacionan distinto con los humanos, no tienen el mismo compartamiento que un perro, su forma de ser y afecto estará relacionada a su domesticación y a la socialización que haya tenido con los humanos.