Actualidad Animal

Volver
Alt de la imagen

Agustín y Luna «Hago manualidades para tratar a mi perrita»

noviembre 6, 2020 by Isabel Pinto en Actualidad Animal

“Me parece increíble que una cosita que hago con mis manos pueda ayudar a que tantos perros”.

Mi nombre es Agustín Rubilar, tengo 12 años y voy en Séptimo Básico. Soy el menor de cinco hermanos (Constanza, Sebastián, Pablo y María Jesús), y desde chico soy bueno dibujando, me gusta trabajar con plasticina, mi habilidad es innata. Mi mamá, Rosa María Villarroel, me ha ayudado mucho, ella vio que tenía talento, me guió y quiso que aprendiera otro tipo de manualidades, pero no es tan habilidosa como yo (risas).

Hago amigurumis, macramé, fieltro. Empecé a hacer manualidades como a los 7 años, desde chico que voy a la Ecoferia de La Reina con mi mamá, y cuando tenía 10 años me inscribió en un taller de trapillo y tejido a crochet que realizaron en ese lugar. El trapillo es una tela que se corta de una forma especial, creas una especie de cordón con el que se puede tejer.

Mi perrita se llama Luna, empecé a vender mis manualidades para ayudar con sus gastos y mantenerla sana, ya que en mi casa todos tenemos que hacer una vaquita para mantenerla y cubrir sus necesidades básicas. Mi hermana María Jesús rescató a la Luna de la calle, el primer día de la cuarentena, llegó con ella a la casa, pero no teníamos dónde dejarla porque había comenzado el confinamiento. Mi mamá siempre nos decía que no podíamos tener perro porque ya era mucha responsabilidad tener cinco hijos, pero dejó que la tuviéramos en la casa. Al principio sólo éramos su hogar temporal, pero nos terminamos quedando con ella, mi mamá nos dijo que la podíamos adoptar, pero que todos teníamos que responsabilizarnos.

Luna es una floja, muy floja, tiene dos años y es como si tuviera 15, es regalona, súper cariñosa, ama a todos los humanos, aunque sea un desconocido se acerca y le pide cariño. Como viene de la calle tiene algunos traumas, principalmente con los niños; a veces le estoy haciendo cariño o llego muy de imprevisto y me gruñe, eso es el 1% de las veces, el resto me pide cariño todo el tiempo. Pero esos traumas hay que tratarlos, por eso también hago este emprendimiento, lo mejor sería trabajar con un etólogo, conseguir al mejor de los mejores, me gustaría conseguir a Vicente (Celedón, Dog Teacher).

A la Constanza, que es mi hermana mayor, se le ocurrió que como tengo muchas habilidades podría hacer juguetes para perros y venderlos, ella me mostró distintos tipos de mordedores en YouTube. Ahí comencé a fabricar mordedores hechos de trapillo, al ser de este material se pueden estirar y entre medio quedan espacios donde puedes poner premios para mantener a tu perro ocupado y entretenido.

Al principio no sabía si empezar el negocio de los mordedores, porque nunca me fue bien en las ventas de fieltro y de amigurumi porque el precio es más elevado, toma mucho más tiempo y materiales. Me demoro más de un día en hacer un amigurumi, entonces no me iba tan bien y tenía dudas de que fuera a funcionar, pero me arriesgué, tenía unos trapillos que había comprado hace tiempo para trabajar, los corté y comencé a trenzar.

El emprendimiento

Empecé hace poco más de un mes, al principio no me fue tan bien, pero después a mi mamá se le ocurrió contactar a Vicente (etólogo y fundador de Dog Teacher), y gracias a él mi emprendimiento voló. Mi mamá seguía la cuenta @DogTeacherChile y me contó que había algunas Pymes que le regalaban juguetes para su perro Junco, y él hacía concursos promocionando el producto. Contacté a Vicente, fue un experimento, no sabía si iba a funcionar; nos juntamos, le di el mordedor, hicimos el concurso y él me dijo que podía hacer negocios con @MestizosBazar (tienda de productos para animales), entonces ahora las ventas han subido mucho gracias a él.

Mi familia, más que nada mi mamá, está súper entusiasmada, me apoya todo el rato, si es que me estreso a veces, cuando hay muchos pedidos y estoy contra el tiempo, me dice que me calme, que respire y que siga adelante. El resto de mi familia también me apoya mucho, mi papá, Maximiliano Rubilar, y mi hermana mayor.

Perros entretenidos

Me parece increíble que una cosita que hago con mis manos pueda ayudar a que tantos perros se entretengan. Tengo que aprovechar la oportunidad y seguir adelante, porque la pandemia me ha ayudado mucho para trabajar, porque si estuviera con clases presenciales mi emprendimiento no iría tan bien, no tendría tanto tiempo para hacer los mordedores.

Si quieres uno de los mordedores de Agustín y conocer sus otras manualidades puedes contactarlo en su cuenta de Instagram @artnoble.agustin @artnoble.agustin