Mestizos Magazine

Volver
Alt de la imagen

Explotados: La cara que no ves de los perros de raza

abril 10, 2019 by Isabel Pinto en Mestizos Magazine

Sabemos que existe maltrato y abandono en perros y gatos, los encontramos muchas veces vagando a su suerte en las calles. El gran tema es que no son los únicos; hay muchos casos que no logramos ver, pero que resultan tan o más dramáticos que aquellos de los que somos testigos a diario. Hablamos de perros de raza que son explotados por años, siendo víctimas de un sufrimiento que muchas veces, por ignorancia, terminamos apoyando.

Por Carla Ingus Marín   Ilustación: Faunánimo

“¿No se llaman Mestizos? ¿Por qué hablan de perros de raza?”. Nos ha pasado tantas veces encontrarnos en nuestras redes sociales con este tipo de comentarios, que no hacen más que confirmar que pocos conocen el lado B de la vida de los perros de raza. Estos, por cierto, son tan animales como nuestros amados mestizos y aunque a muchos les parezca increíble, su historia empeora cada día. La cantidad de abandonos aumenta, mientras miles son explotados de distintas maneras: carreras, peleas, fábricas de cachorros… un retrato del infierno que no vemos y que, sin querer, a veces fomentamos.

Puppy Mills

Lía es una perrita pug de 6 años. Con sólo mirarla se percibe que es regalona y muy cuidada. Su tutora, humana o dueña, Francisca Castro -quien vive además con otra perrita de la misma raza, Lupi-, no puede evitar emocionarse al recordar el día que la conoció: “Estaba en María Pinto y una amiga de una ONG vio una publicación donde aparecía Lía. Juntaron plata y fueron en su rescate”. La entregaron cerca del lugar donde vivía, pero no quisieron mostrar el “criadero”. Esto fue en noviembre de 2016.

Al realizar los exámenes veterinarios pertinentes, estos arrojaron que padecía anemia severa, hongos en la piel, una infección dental que la llevó a perder 9 piezas y además… estaba preñada, con 50 días de gestación. Su delgadez era tal, que no se veía la evidencia física de su estado. Quienes la atendieron, aseguraron que había parido muchas veces y que se encontraba en riesgo vital. Vivía en jaula y era muy temerosa.

Lia el día que fue rescatada

Lia el día que fue rescatada

Lía es la representación de muchas otras perritas, madres de esos cachorros que compramos en las llamadas fábricas o Puppy Mills. ¿Sabes qué son estos lugares? Uno de los secretos mejor guardados de la verdadera industria que hay en torno a las mascotas. Industria que vive en el maltrato animal y que nosotros, al comprar de manera desinformada, estamos fomentando.

En las fábricas de cachorros reproducen a las hembras en todos los celos –necesitan generar muchos cachorros-, crían en una jaula y a los pequeños se les generan problemas de comportamiento al no haber socializado durante los primeros meses de vida. Por eso, cuando elegimos un perrito, hay que procurar saber cuál fue su historia. Lo primero es ver en qué estado se encuentra su madre, cuántas camadas ha tenido en un año y cómo se ve en términos emocionales esa perrita. Es fundamental exigir que los encargados nos muestren el lugar donde ha vivido nuestro perro y su madre.

Por lo general, la existencia de estos canes está completamente alejada de lo que necesitan para ser sanos. Milenko Ulrich, médico veterinario y miembro del Kennel Club de Chile, revisa las camadas que son inscritas: “A mí no me vienen con cuentos”, dice, señalando con pesar que hay aspectos de la crianza que no están normados: “Lamentablemente es así y caemos en cómo lo regulamos. En algunos, países lo norman por kilo de perro y de acuerdo a eso, se ve los metros cuadrados. Pero en Chile es un dolor de cabeza, muy difícil. El bullmastiff es grande, pero puede vivir en un departamento”, acota.

“Mi primer llamado es a que todas las personas que quieren adquirir un perro, compren uno con registro. O sea, que esté registrado en el Kennel. Yo sé que esta institución tiene cosas buenas y malas, pero desde el punto de bienestar animal, cuando compras uno que tiene registro, sabes que se pudo cruzar recién a los 15 meses y hasta los 8 años. Uno no inscrito lo pueden empezar a cruzar desde el primer celo -a los 6 meses, aproximadamente- hasta que se muera. Tampoco se pueden cruzar celos seguidos, puedes tener 3 partos en dos años”.

Cruzar a un perro en todos sus celos tiene pésimas consecuencias. “Se le acortará la vida, porque tendrá mucho desgaste… eso es una falta de ética. Un criador serio se preocupa de que las instalaciones estén bien, que tenga un buen alimento, que cuente con un veterinario de planta. Hay criadores que después de cierto tiempo se creen veterinario, entonces, les dan fármacos, que no son los adecuados, y muchas veces los perros que llegan a la clínica no responden a los tratamientos porque ya han ingerido tantos fármacos, que generan resistencia. Un buen criador realiza los exámenes correspondientes, va a charlas, se informa”.

Milenko pertenece a la comisión de crianza del Kennel Club de Chile desde hace 6 años y ha sido testigo de cómo se han desbaratado fábricas de perros, como fue el caso de Deniss Chávez y su criadero de Curacaví. Allí encontraron pugs y bulldogs franceses viviendo en jaulas de pájaro, hace 3 años. Los perros fueron incautados y el dueño, condenado; sin embargo, su hija logró formar otro criadero y hoy sigue con el inescrupuloso negocio. Hasta ahora, no hay cómo frenarlo.

Galgos: carreras mortales

Delgados, finos, espléndidos, los galgos en nuestro país han sido víctimas de una explotación amparada en la legalidad. La raza pertenece al grupo de los lebreles, un tipo de perro muy veloz, que en sus orígenes ayudaba en labores de caza. Sin embargo, sus maravillosas cualidades se transformaron en sus peores enemigos. Si bien hay quienes aseguran que les encanta correr, la forma en que son “entrenados” para las carreras es más un maltrato que una diversión.

La Fundación Galgos Chile nació luego de conocer a Merlín. “Fue el primer galgo que tuvimos en diciembre del 2017. Estaba abandonado en Quilicura y subieron fotos de este perro enorme, viejo y enfermo, escondido para morir solo.
Sin saber al principio que era un galgo, nos enfocamos en ayudar. Lo fuimos a buscar y lo dejamos hospitalizado. Mientras buscábamos cómo darlo en adopción, surgió el tema de la raza”, cuenta Pamela Órdenes, quien comenzó a estudiar este linaje y después a educar a la gente: “Ese es nuestro principal objetivo al crear la Fundación Galgos Chile. Reinsertamos a los galgos como animales de compañía y les entregamos todo el amor y protección que merecen”.

Pamela recuerda que uno de los primeros casos que asistieron fue en abril de 2018: “Nos llamaron por 20 o más galgos abandonados en un sector. Vimos las fotos, eran terribles. Cuando fuimos con camioneta y jaulas para llevarnos a los más graves, nos dimos cuenta de que todos tenían dueño. Eso nos mató. No era sólo el hecho de ver a estos perros con secuelas de distemper, TVT (tumor venéreo transmisible), desnutrición, deshidratación y sarna avanzada, sino saber que estábamos haciendo el trabajo de alguien más. Sentimos una gran impotencia por no poder sacarlos a todos de inmediato, poniendo caras y sonrisas, para que no nos echaran del lugar de forma violenta. Y viendo, por sobre todo, a galgos muy tristes y sin ánimo de vivir. Fue un golpe de realidad, un terremoto que nos remeció completamente”, confiesa.

perros explotados

Muchos extranjeros han adoptado a galgos que han sido abandonados, en su gran mayoría cuando ya no pueden correr por alguna lesión o vejez. “La raza es noble y exquisita -dice Pamela Órdenes-. Duermen cerca de 16 horas diarias, son conocidos en otros países como gatos grandes. Pueden vivir perfectamente en departamento con 2 paseos diarios de media hora o uno de 45 minutos. Se adaptan súper bien a escaleras y juegos. Son los reyes del sillón y las camas”.

En la actualidad, las carreras de galgos son legales en Chile, pero hay países, como Argentina, donde se han prohibido. “Es un ciclo de maltrato y explotación. Desde el nacimiento de un galgo de buena genética, entrenamientos, alimentación no adecuada e ignorancia respecto a todo lo que conlleva tener a una mascota. Es una vida muy triste. Aislada de otros perros, escondida en sectores donde se normalizó la práctica. Justifican el maltrato porque el perro es de su posesión: lo compró y entrenó, así que hace lo que quiere. Justifican las carreras como una tradición o porque su abuelo tenía galgos. Es una vida muy maldita, la verdad. Muy desconocida, porque se da en zonas donde la gente no se espanta con esto. Hay gente que incluso cree que esto no existe. Pero sí existe. Muchos galgos tienen terror al hombre. Terror al encierro. Terror a usar bozal o correa. Miedos muy difíciles de erradicar con etólogos”.

Las carreras deben prohibirse para poder denunciarlas y detener la explotación. Pamela opina que regularlas es sólo poner un calmante, pero que el maltrato continuará igual. “Muchos dicen que tras la prohibición se seguirán haciendo. Sí, posiblemente, pero podemos denunciar y pararlas…. Se trata de un negocio y una mafia que lleva décadas. Es momento de poner un freno”, enfatiza.

El proyecto -en su primer trámite constitucional- pasó a la comisión de Medioambiente y Recursos Naturales, donde será discutido, para luego entrar a votación en la Cámara de Diputados. El número del boletín es el 12430-12, con el que se puede dar seguimiento a todo el proceso.

Si quieres adoptar a un galgo, debes completar el formulario en http://www.galgos.cl/adopta. Asimismo, si te interesa ofrecer un hogar temporal, completa la ficha en http://www.galgos.cl/temporal. En ambos casos, una persona de la fundación se contactará para explicar los pasos siguientes.

Potencialmente maravillosos

“Era 2009 y disfrutaba de mi primer año de vida en pareja. Teníamos a una pastora belga, la Negra, viviendo su jubilación con nosotros. Un día, vi un anuncio sobre unos pitbulls rescatados de una banda de narcos que los usaba para peleas ilegales. Y me enamoré de Pit, de su mirada de tristeza, que para nada reflejaba el orgulloso temor que ostenta la raza. ‘Levanté solicitud’ en mi casa para incorporarlo a la familia. De ahí en adelante, el compromiso fue total. Me preparé por mi cuenta en entrenamiento canino y mi foco fue devolverle la confianza en la raza humana.

Cuando salíamos a caminar, las personas se cambiaban de vereda. Algunos amigos se sentían nerviosos al visitarnos, pero rápidamente, Pit empezó a demostrar obediencia y lealtad a toda prueba. Cuando quedé embarazada de Alonso, el 2012, muchas voces se levantaron para sugerirnos regalar a Pit: era impensado juntar a un perro así con un bebé. Sin embargo, resultó ser su protector 24/7 hasta el día de hoy. Duermen juntos, ven tele, hasta juraría que a Pit también le gusta Fortnite (ríe).

Siempre demostró llevarse bien con quien fuera su compañera perruna de turno; primero con su “abuela” Negra, y hoy con su “sobrina” Danka, de 4 años, una doberman de look atemorizante, pero con un corazón de eterna cachorra.

En mi casa creemos en las segundas oportunidades y en no juzgar por la fama. Y sabemos que esto es un bello ejemplo para nuestro hijo”, cuenta Angélica Salas, directora comercial de nuestra revista.

Alonso y Pit

El pitbull, seguro, es uno de los perros que más estigmas tiene de parte de quienes NO lo conocen. En nuestro país, se han confiscado muchos que han sido utilizados en peleas ilegales, esas que son un verdadero infierno desde que comienza la preparación del perro hasta que queda seriamente dañado. ¿Por qué se elige a un pitbull para esto?

Andrea Cazés no sabía nada de la raza hasta que apoyó a una amiga que había rescatado a una perrita y luego encontró otro en un paradero en Las Condes. Investigó y se enamoró de estos canes. Desde hace una década, su dedicación ha sido completa y casi exclusiva a ellos. Ha adoptado 4 y cada experiencia ha resultado maravillosa. ¿Qué vio en los pitbulls? “Siempre digo que con ellos no hay retorno. Es lo que me ha pasado a mí y a las personas que he conocido a lo largo de estos 10 años. Tienes uno y no quieres volver a otro tipo de perro”, señala con convicción. “Son de familia, lo único que buscan es complacer a sus dueños… Son extremadamente buenos con los niños”.

De hecho, en los casos en que sus dueños los hacen pelear, jamás un pitbull se ha ido en contra de su amo. “Son tan leales, que ni siquiera a las personas que los exponen y les hacen las brutalidades más grandes, las traicionan”, enfatiza Andrea.

Si bien el pitbull fue creado o concebido para pelear con otros canes, no es menos cierto que en los años 60 era considerado un perro de familia por los estadounidenses. Quienes conocen bien a la raza, sostienen que es capaz de hacer lo que sea por sus dueños, incluso, pelear hasta entregar su vida.

Las peleas de pitbulls constituyen una de las formas de maltrato animal más terribles y por años se ha perseguido a quienes tienen este tipo de prácticas, rescatando a ejemplares en pésimas condiciones. La esperanza es que, pese a los daños que puedan sufrir, en su mayoría estos perros son rehabilitables.

“Creo que el mundo está en deuda con los pitbulls, porque no son lo que la gente cree, son la raza más estigmatizada a nivel mundial, en Estados Unidos se sacrifican un millón al año. Es cierto que hay perros que no tienen vuelta, como en cualquier raza, porque tienen alguna enfermedad, porque no son manejables… en eso el pitbull no es la excepción, pero decir que es un raza agresiva es falso. De los más de 100 que he dado en adopción, te juro, nunca he tenido una queja”, agrega Andrea Cazés. Pero sí, dice, debe ser una adopción orientada: “No existen razas potencialmente peligrosas, sino ejemplares peligrosos en cada una de las razas”.

Probablemente, un cambio en el trato a nivel general será la respuesta a trabajar en bloque, sin divisiones. En países europeos la mejora en la calidad de vida de los perros fue el resultado de la unión al mundo animalista, médicos veterinarios y criadores éticos. En este caso, como en todos, en la unión está la fuerza. Si eres testigo de un caso de maltrato, denuncia en Bidema, en el juzgado de policía local o en Carabineros. ¡No te quedes callado!

Comentarios

Angela

abril 14, 2019

Que tristeza tan grande que el humano llegue a este mundo a quitarle la libertad y los derechos a todos los animales. Porque a parte de los can, también hay otras clases de animales que están en su territorio y el hombre va hasta allá a utilizarlos y matarlos para sacar provecho, felicitaciones para las personas que tienen un buen corazón y respeto por la vida..

Comenta!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *