Actualidad Animal

Volver
Alt de la imagen

Nueva Constitución: La gran oportunidad para los animales

febrero 4, 2021 by Isabel Pinto en Actualidad Animal

Conversamos con José Binfa, director de la Fundación Abogados por los Animales (APLA), sobre los pasos que siguen para la redacción de la nueva Carta Magna, quiénes debieran participar en ésta, el rol de las organizaciones animalistas y cuáles son los pilares fundamentales para asegurar la presencia y protección de los animales.

Por Isabel Pinto.

El 25 de octubre de 2020 se realizó un plebiscito en el que se decidió que se aprobaba una Nueva Constitución, y que el órgano encargado de redactarla sería una Convención Constitucional. El 11 de enero se dieron a conocer los candidatos, y el próximo 11 de abril se realizará una nueva votación donde, entre otros, se elegirá a los 155 convencionales constituyentes que serán los encargados de redactar la nueva Carta Magna.

Binfa Álvarez destaca que “el 11 de enero marcó el inicio de la candidatura propiamente tal, y el que tengas el respaldo o trabajes con organizaciones va a ser muy importante. Las figuras vinculadas al movimiento de la protección animal tienen que empezar a acercarse a éstas, o si ya tienen acercamiento comenzar a dar a conocer cuáles son sus distritos, sus ideas. Los candidatos van a necesitar apoyo, por lo que la colaboración de activistas que son del mundo animalista y vegano va a ser muy importante para que se pueda hacer un buen trabajo de campaña”.

Convencionales constituyentes

Mientras algunos piensan que los Convencionales constituyentes deben ser personas técnicas, intelectuales, gente con trayectoria académica, laboral, social, otros como el director de APLA opinan que “desde mi punto de vista y como abogado es que tienen que participar todos. Cualquier persona que tenga un leve conocimiento de la realidad del país, de cómo está la situación y cuáles son las principales problemáticas sociales que estamos enfrentando, debería estar ahí. Independiente que no tenga conocimientos técnicos de la materia, porque tenemos que entender que habrá asesores y una comisión que va a estar encargada de dar asesoramiento para que la Constitución, en el momento de ser redactada, tenga los estándares técnicos adecuados para que se pueda ejecutar. Acá caben todos, hacer una nueva Constitución no tiene por qué ser lo mismo que ha sido históricamente, o en otros países o nuestra propia realidad constitucional, no tiene que ser un grupo de elite que desde su nube de privilegios vaya a imponer o establecer cuáles son las reglas que van a regir en el futuro”.

El rol de las organizaciones animalistas

Fundación Abogados por los Animales (APLA) y Vegetarianos Hoy cuentan con la campaña #NoSonMuebles, que busca incluir a los animales en esta nueva Constitución. “En nuestra planificación está contemplado contactar a los candidatos que fueron proclamados el 11 de enero con el fin de empezar a trabajar con ellos, darles a conocer lo que nosotros planteamos, lo que buscamos en la nueva Constitución, y una vez que sean electos constituyentes empezar a reportarles insumos técnicos y recordarles que existe esta campaña y una propuesta”, explica José Binfa.

Destaca que cuentan con un equipo de trabajo bastante interesante, con abogados que están dispuestos a conversar y trabajar con los candidatos. “Este año se viene con todo el trabajo de Fundación APLA y Vegetarianos Hoy, porque entendemos que este es el momento de quemar todos los cartuchos y pelear por incluir a los animales en la nueva Constitución. Pronto vamos a dar a conocer más sobre el trabajo que estamos haciendo, ya que no sólo es importante haber levantado la campaña y la propuesta, sino que tenemos que seguir. No sólo hay que tener constituyentes preocupados en la temática animalista, sino que hay que hacer un seguimiento, estar atento que a los compromisos que se puedan adoptar en campaña se materialicen”.

Pilares fundamentales para la nueva ConstituciónJosé Binfa, director de la Fundación Abogados por los Animales (APLA).

Las organizaciones animalistas han destacado la importancia de incluir la individualidad de los animales, es decir, que no sólo sean reconocidos como parte del medio ambiente, sino también establecer el deber del Estado en su cuidado y protección, y que sean declarados seres sintientes. José Binfa agrega que “en mi opinión, lo más importante y que tenemos que recalcar es que el deber estatal debe ser más allá de tener una norma que diga que los animales son seres sintientes. Más allá de una norma o de establecer la sensibilidad de los animales o la individualidad, tenemos que poner énfasis en el deber estatal. En otros países existen normas que se refieren a la protección de los animales, pero son normas que muchas veces juegan un rol pasivo”.

Un ejemplo concreto es que, si tuviéramos una norma de protección a los animales en cuanto a seres sintientes e individuales, una norma que permita la caza de perros asilvestrados, por ejemplo, terminaría en el Tribunal Constitucional porque no cumpliría los estándares de la nueva Constitución. “Eso está bien y tiene que estar estipulado, pero debemos ir más allá, hay que hacer que el Estado tenga un rol protagónico y activo respecto a la protección animal, no solamente desde el punto de vista de las leyes que se puedan implementar. Nuestra propuesta busca que exista una institucionalidad -que en este momento no hay- que se dedique a hacer respetar las leyes de protección animal, que tenga un rol fiscalizador y supervisor del resto de las instituciones que se dediquen a temáticas de animales”, explica.

La idea de este órgano está inspirada en la Dirección General de los Derechos de los Animales, de España, que depende del Ministerio de Desarrollo Social de ese país, y que tiene como objetivo la protección de los derechos de los animales con acciones como campañas educativas, recomendaciones a órganos y legislaciones, entre otros. “Nuestro otro referente para este órgano que queremos que tenga garras y dientes para defenderlos, es lo que actualmente existe con la Defensoría de la Niñez, que tiene una labor muy importante. Si bien es un organismo estatal, funciona de manera autónoma, no depende de ningún ministerio ni poder del Estado y tiene la libertad de criticar la labor de otros poderes del Estado, lo que está haciendo el Ejecutivo, el Poder Judicial. Necesitamos un órgano que tenga esas potestades y esa libertad de poder discutir desde el punto de vista técnico lo que está haciendo el resto del Estado, por eso queremos que sea un órgano autónomo, técnico, independiente de cualquier gobierno que esté de turno. La idea es que pueda fiscalizar con todas las herramientas que pueda otorgarle el derecho al resto de los organismos que se dediquen a esto, por ejemplo, la labor que hace Carabineros ante las de denuncias de maltrato animal que es deficitaria, la labor de las municipales con temas de tenencia responsable, que pueda meterse en la labor del resto de instituciones que tengan que ver con la protección animal”, finaliza.