Rodrigo Escandón
Actualidad Animal

Tortugas “Son un integrante de la familia que pasa por muchas generaciones”

Médico veterinario destaca que ha aumentado la cantidad de personas que se animan a tener pequeños mamíferos, aves y reptiles como animales de compañía. “Tengo pacientes tortuga de 90 años, son parte de los hogares por mucho tiempo y puedes generar un vínculo con ellas”. En este artículo te contamos qué debes tener en cuenta antes de tomar la decisión de tener una.

Rodrigo Escandón, médico veterinario, diplomado en manejo y medicina de especies exóticas, destaca que es importante tener una buena asesoría al momento de elegir un animal exótico. “No es llegar y tener una mascota, cada uno tiene sus características y hay que hacerse responsable al momento de elegirlas. Las tortugas pertenecen a los reptiles, son animales bastante más básicos o rústicos, no te van a mover la cola cuando llegues, pero si vas a tener interacciones con ellas. Si cumples sus requerimientos básicos, son animales que se van a mantener perfecto, esté o no éste su humano”.

El médico veterinario de Exovet destaca que “la real gracia y es algo que he visto en la gente que tiene tortugas es que pasan generaciones, son parte de la familia, son animales que duran tanto como una persona, incluso más, tengo pacientes de 90 años. Una vez estaba en una consulta y una persona que tenía 55 años llegó llorando con una tortuga en sus manos, venía con toda la familia, la tortuga era de su mamá, quien la tenía desde antes que él naciera. Esta persona la conocía desde toda su vida, al igual que sus hijos y probablemente la van a conocer sus nietos, las tortugas pasan por muchas generaciones. Es un integrante más de la familia, es parte del hogar por años y eso es lo bonito”.

Foto de Ludvig Hedenborg en Pexels.

Tipos de tortugas

El doctor, también panelista del programa Manada Gotika, nos cuenta que actualmente, existen criaderos de tortugas en varias partes del mundo, que cumplen una serie de requerimientos. “A Chile están llegando tortugas de tierra como la mediterránea, rusa y griega, y acuáticas en menor medida”.

¿Qué debemos tener en cuenta antes de tener una tortuga?

1. Procedencia: Se deben adquirir en criaderos establecidos, donde te aseguras que no han sido sacadas del medioambiente. Son legales, al ingresar al país quedan en cuarentena ordenada por el SAG y luego son vendidas como mascotas en tiendas especializadas. Es importante que se entregue con boleta, ya que es el primer documento legal, además, ese documento debe contar con un número de chip, ya que todas las tortugas que entran al país tienen un chip, que es su cédula de identidad. Este chip, que está dentro de la tortuga, se lee y se traspasa a la boleta para acreditar que la tortuga que estás adquiriendo tiene un origen legal.

2. Elegir a la tortuga que esté más activa:  Es una recomendación que se aplica a los reptiles. La gente suele decir me gusta esta porque es tranquila, pero por algún motivo están tranquilas, es bueno seleccionar a la que está más despierta.

Requerimientos de las tortugas de tierra

1. Evaluación veterinaria: Pueden venir con enfermedades virales que normalmente el importador no alcanza a percibir en el período de cuarentena. El médico veterinario, al realizar el examen clínico puede detectar si viene con algún problema y brindarle tratamiento, son patologías con mejoras rápidas, pero es muy importante que pase por una revisión veterinaria.

2. Independientes: Las tortugas no requieren de una gran presencialidad de los tutores. Los reptiles no necesitan una mayor interacción con los humanos como ocurre en el caso de los mamíferos o algunas aves.

3. Espacio: En el caso de la tortuga de tierra requiere espacios con algunas condiciones. Por ejemplo: luz ultravioleta (luz del sol). Bastan 15 minutos de sol directo al día. También debe tener la opción de esconderse, un lugar donde refugiarse del calor (sombra).

4. Alimentación: Es herbívora, debe tener disponible una amplia variedad de frutas y verduras, que les brindan un aporte de agua y humedad. Algunas comen insectos. Evitar verduras que le produzcan meteorismo como el repollo y brócoli.

5. Agua: A libre disposición. No se le brinda en un plato, sino que el recipiente debe permitir que la tortuga ingrese completamente para beber, ya que se da una especie de baño al momento de beber.

6. Controles veterinarios: Se realizan dos veces al año, es muy importante, ya que las tortugas presentan dos períodos críticos. Vienen del hemisferio contrario al nuestro, es decir, cuando es verano allá es invierno acá. Teniendo eso en consideración, es mucho mejor no apresurarse y adquirir una tortuga en el período octubre – enero. No en invierno, ya que viene saliendo de una hibernación y llegaría a realizar una nueva. Si estuvieran despiertas en el otro hemisferio y llegan a una época de calor, tienen un año completo de actividad y eso les permite estar más firmes.

7. Desparasitaciones. Las tortugas comienzan a hibernar a fines de marzo principios de abril (depende del clima). Es bueno que se vayan a dormir cumpliendo ciertas condiciones, una de ellas es que acudan a un control veterinario, donde sean desparasitadas y se verifique que estén en buen estado de salud y no presenten algún tipo de virus, moquillo e infección.

8. Hibernación: Despiertan a mediados de septiembre, cuando comienza a subir la temperatura. Es conveniente un nuevo chequeo veterinario para ver si despertaron bien de la hibernación, si es que no presentan una desnutrición crónica, evaluar si necesitan suplemento vitamínico y volver a desparasitar.

9. Patologías: Las enfermedades en reptiles básicamente tienen que ver con un mal manejo del animal. Si la llevaste al chequeo inicial, se encuentra sana, no debiera presentar problemas si hay buenas condiciones de manejo. Si es que no están en temperaturas óptimas (temperaturas de primavera verano, diurnas superior a 24 – 25 grados, si la temperatura desciende en la noche es recomendable que duerman dentro de la casa) ya que puede bajar su inmunidad y presentar enfermedades bacterianas o infecciones. Una mala nutrición, le puede generar problemas o tortugas terrestres que circulen en patios pueden tener problemas de parásitos.

10. Convivencia con otros animales: Depende de los hábitos de perros y gatos. Hay perros que la ven como una pelota que se mueve sola, pueden convivir bajo supervisión y educación de los tutores; a los gatos no les llaman mucho la atención.

11. Limpieza: No necesitan limpieza si existe un buen manejo, donde se bañen y tomen agua sumergiéndose, ya que de esta forma hidratan sus patas y caparazón.

12. Interacción con humanos: Te reconocen como proveedor de alimento, incluso se pueden enamorar del tutor. Si están sin pareja un macho se puede enamorar de una pelota, zapato. Dentro de los reptiles, las tortugas están dentro de los más inteligentes, reconocen su nombre también, pero no necesitan una situación de cariño, no lo hacen en vida silvestre, tampoco lo necesitan de parte del humano. No es que no les guste, pero no es algo que necesiten.

13. Fortalecer vínculo: Es importante que te escuchen, hablarles, que te vean, que pases a ser un lugar seguro para ese animal. Ellos se sienten en paz cuando reconocen territorios y lugares, eso implica reconocer la voz de su tutor, los pasos, verte les genera tranquilidad y bienestar.

14. Enriquecimiento ambiental: Siempre recomiendo que planten hibiscus, la flor, que es muy linda, decora y cuando se marchita, cae y es alimento para las tortugas, les gusta mucho y les aporta caroteno, que les da color. Sus colores resaltan mucho con la presencia de flores en el jardín.

15. Signos de alerta. El comportamiento de las tortugas es rutinario. Una tortuga sana se levanta temprano, al mediodía va a haber comido, tomado agua y va a andar buscando un rincón para pasar el resto de la tarde, duermen mucho. Cuando ocurren cambios, los tutores se dan cuenta inmediatamente, por ejemplo, la posición de sus patas traseras o que presenten un comportamiento en que realicen hoyos, pueden tener retención de huevos, ya que hay formación de huevos independiente del macho, igual como lo hacen las gallinas. También pueden presentar lagrimeo, moquito en la nariz, con los chequeos veterinarios evitas todos los riesgos y no vas a tener problemas. No hay que dejar pasar los signos, ya que pueden terminar en una desnutrición o alguna patología.

Hibernación

La hibernación de las tortugas ocurre de abril a septiembre, época en que duermen. Deben hibernar en un lugar frío, seco. El metabolismo se acelera dentro de la casa, ya que la temperatura se mantiene alrededor de los 16 grados durante el invierno, con esa temperatura la tortuga está dormida, pero el metabolismo está más acelerado y el gasto de energía también es más acelerado. Entonces, esta pila que se cargó durante el verano con su alimento, preparándose para la hibernación, se va a gastar más si mantiene un metabolismo más acelerado. Si se mantiene en un lugar donde la temperatura sea de 5 o 6 grados (en una bodega o en el sector del lavadero), en esas condiciones el metabolismo de la tortuga va a estar más lento y la batería le va a durar más con un metabolismo más lento, ya que el gasto de energía es menor.

Tortuga acuática

La tortuga acuática, a diferencia de la tierra es carnívora y no hiberna. “La gente piensa que hiberna porque está más tranquila, pero lo que ocurre en esa época del año es una condición que se llama hipobiosis, baja el metabolismo como ocurre en los reptiles y no pueden moverse”. El médico veterinario menciona que todavía hay muchas tortugas acuáticas de orejas rojas que provienen de Florida, Estados Unidos. “Son tortugas tropicales, están despiertas todo el año, por lo que se deben mantener con temperatura en el agua durante todo el año. No debería cambiar su vida si las mantienes con las condiciones artificiales de temperatura para que se mantenga activa. Así también, deben contar con un lugar (piedras grandes y planas, de bordes redondeados, para que no les produzcan cortes) donde puedan salir a superficie a secarse”. En cuanto a la alimentación es importante brindarle una dieta balanceada y especial para ellas, por ejemplo, Mazuri. Pueden presentar problemas si es que cuentan con una mala nutrición. Además, se deben desparasitar dos veces al año.

Importante: No utilizar piedrecillas pequeñas en el acuario, ya que se las pueden tragar.

Puedes seguir el Dr. Rodrigo Escandón en su cuenta de Instagram @exovetveterinaria – Sitio web: exovet.cl

Dr. Rodrigo Escandón – @photolifestudioschile