perros
Actualidad Animal

Corea del Sur: Fallo judicial prohibió matar perros para comer su carne

Grupos animalistas creen que esta decisión marca un precedente para la prohibición de su consumo.

El consumo de carne de perros es una tradición en Corea del Sur, sin embargo según el fallo de un tribunal matar a los canes por su carne es ilegal.

Grupos animalistas de ese país creen que esta decisión marca un precedente hacia la prohibición del consumo de estos animales.

Las nuevas generaciones de coreanos están viendo a los perros como un animal de compañía y no como uno de granja destinado al consumo humano.

El año pasado, la asociación de defensa de los animales Care denunció a un criadero de la ciudad de Bucheon acusado de «matar animales sin razón de peso», violar la reglamentación sanitaria y las normas de construcción. La fiscalía lo inculpó y el tribunal de la ciudad lo declaró culpable condenándole al pago de una multa de USD 2650, según información publicada en Infobae.

Kim Kyung-eun, abogado de la organización Care, celebró el fallo de abril pasado y que se dio a conocer esta semana. «Es muy importante porque se trata de la primera decisión de justicia que estipula que matar a los perros por su carne es ilegal en sí mismo».

El fallo «abre la vía a que el consumo de carne canina sea declarada completamente ilegal», declaró Kyung-eun.

«En los últimos 10 años, la opinión pública cambió de discurso sobre el consumo de carne de perro, se inclina por la prohibición», estimó. «La industria de la carne de perro va a tener más presiones a raíz de este fallo», dijo.

Un diputado del Partido Demócrata en el poder presentó esta semana una propuesta de ley en la Asamblea Nacional que prohíbe de facto el consumo de esta carne.

Según un estudio realizado en 2017, 70% de los surcoreanos no comen carne de perro pero solo 40% está a favor de que se prohíba su consumo. Estas cifras reflejan las divisiones en otras sociedades asiáticas que consumen perros, como en China, donde se realiza el festival de la carne canina de Yulin, una cita anual que convoca a multitudes y es blanco de críticas occidentales.