Luis Astudillo dr del Pueblo
Actualidad Animal,  Mestizos Magazine

Dr. Luis Astudillo y Tito “Es la mejor compañía”

Conocido como el “Dr. del Pueblo” por su gran vocación de servicio y su ayuda a las personas más vulnerables, adoptó a Tito durante la primera ola de la pandemia. El perrito llegó a llenar el vacío que en ese momento dejó su hijo Simón, de 5 años, a quien enviaron a la casa de sus abuelos para protegerlo de un posible contagio de COVID-19. Sobre su historia, su relación con los animales y sus recomendaciones sobre el Coronavirus conversamos en esta entrevista.

Por Isabel Pinto G. Fotografía: Gonzalo Muñoz.

El sueño de Luis Astudillo desde que tenía 7 años era estudiar Medicina, ser doctor. “Quería ser cirujano, fueron pasando los años, se dieron las cosas y pude cumplir mi sueño. Me fui a estudiar a Cuba por el prestigio que tiene la medicina cubana, además que gané una beca para estudiar de manera gratuita”.

Vivió seis años en Cuba, y cuando regresó a Chile trabajó en un consultorio de la población La Victoria, en la comuna de Pedro Aguirre Cerda, donde le tocó enfrentarse a la cruda realidad de la salud pública de nuestro país. “Me generó un poco de frustración ver que tantas personas tenían dificultad con cosas tan simples como acceder a una hora de atención. Se levantaban de madrugada, llegaban al consultorio y aún así no siempre la conseguían; para qué hablar de cosas más complejas como las listas de espera en los hospitales, el poco acceso que se tiene a algunos tratamientos porque son muy caros, el negocio de las farmacias, el poco derecho que tienen a hacerse exámenes porque los consultorios no cuentan con ese tipo de prestación, y porque la medicina es muy cara en Chile. Todo eso es un negocio”.

Desde pequeño su familia le enseñó que tenía que ser solidario y debía ayudar a las personas más desvalidas, por lo que esta situación de vulnerabilidad fue una motivación. “Salía a trabajar con más fuerza, organizando y armando una red para hacer operativos médicos gratuitos, siempre tratando de acercar la salud a las personas; trataba pacientes en lugares que no estaban habilitados para dar atenciones médicas, en juntas de vecinos, clubes de adulto mayor, clubes deportivos. Mi intención era seguir con esta línea de acercar la salud a la gente, pero además brindar dignidad en mi trabajo”.

Clínica móvil del pueblo

El doctor Astudillo nos cuenta cuándo se le presentó una gran oportunidad. “Se alinearon los astros y conseguí un bus a precio módico, que se convirtió en la famosa ´Clínica Móvil del Pueblo´, proyecto al que se fueron sumando más personas en el camino. Estoy enfocado en trabajar en la comuna de Pedro Aguirre Cerda, es bastante difícil ampliarse porque la demanda que tengo es mucha y no siempre logro dar abasto”. A la iniciativa se han sumado dentistas, psicólogos, técnicos en Salud, podólogos, técnicos en Enfermería (Tens) y también personas que tienen que ver con la parte administrativa. “El que se sumen personas es súper motivante, hace pensar que uno es capaz de contagiar la solidaridad, pero también de motivar a otros a dar este paso adelante. Eso habla muy bien de nuestro país, que hay muchas personas solidarias”.

Luis Astudillo dr del Pueblo

La adopción de Tito

El médico recuerda que en la casa de sus padres siempre hubo animales, y con su señora decidieron adoptar un perro. “A diferencia de lo que hacen muchas personas, queríamos que fuera un mestizo; buscamos perritos en adopción y tuvimos la dicha de encontrar a este maravilloso. Tito llegó chiquitito, tenía dos meses, cachorro de una perrita que parió en la calle, pero estas personas que hacen una labor maravillosa lo habían rescatado, y le estaban buscando hogar”.

¿Cómo es tu relación con Tito?

Para mí es un segundo niño. Tengo a mi hijo Simón, el nombre se lo debe él. Regaloneamos mucho, apenas llego a casa lo primero que hago es jugar con él en el patio, le hago cariño, él es muy juguetón. Le enseñé algunas cosas, pero lo que más le gusta hacer a Tito es que le tire un juguete y él sale corriendo a recogerlo y me lo trae de vuelta.
Como su mujer también trabaja en el área de la salud, decidieron -durante la primera ola de la pandemia- tomar resguardos y enviaron a Simón a la casa de los abuelos para no contagiarlo. “Considero que el mejor cuidado es de parte de los familiares, en este caso de sus abuelos. Se fue al campo con una prima que es contemporánea de él, y lo pasaba súper bien”.

¿Cómo ha sido la experiencia con Tito?

Tito para mí es la mejor compañía, no va a reemplazar nunca a Simón, pero llenó ese tremendo vacío que dejó en nosotros mientras estuvimos separados; fue tener un niño más en la familia, alguien con quien jugar, regalonear. Me sorprende que todo el día me busca con sus juguetes porque le encanta jugar, pone una cara especial para decirme “por favor juega conmigo”. Se robó mi corazón, el de mi señora y también el de Simón. Cada vez que lo íbamos a ver lo llevábamos.

Simón regresa a casa…

Simón volvió a la casa en las vacaciones de verano. En marzo intentó ir a la escuela unos días, pero como retrocedimos de Fase ahora está al cuidado de sus otros abuelos, los paternos. “Mis papás lo están cuidando, pero ahora lo vamos a dejar todos los días en la mañana para que tenga sus clases de manera remota también. Así en esta nueva etapa de la pandemia podemos estar con él y con nuestro gran amigo Tito, el otro integrante de la familia. Ellos pueden compartir, están felices, se llevan súper bien. Tito es muy parecido a Simón en el sentido que le encanta jugar, están todo el día jugando, le encanta que lo regaloneen y le hagan cariño. Simón lo alimenta, forma parte de los cuidados de Tito”.

Recomendaciones

A Luis le preocupa el relajo de algunas personas frente a la pandemia. “Vemos que nuevamente estamos en una situación crítica, pese a que se empezó a vacunar de manera muy rápida, hemos retrocedido en cuanto a las cifras de casos positivos de Coronavirus, y estamos en alerta, tratando de que se cumplan las medidas de seguridad para evitar una catástrofe mayor. Todavía hay un gran número de personas rezagadas que no se han vacunado a pesar de haber estado en la población objetivo. Ojalá que acudan lo antes posible al vacunatorio más cercano, pero también dentro de las recomendaciones es importante reforzar las medidas de seguridad, como el buen uso de la mascarilla, perseverar con el lavado de manos y evitar aglomeraciones”.